| Regístrate | No recuerdas tu contraseña
  1. Foronum.com
  2. >
  3. Conservación y Limpieza de Monedas

Conservación y Limpieza de Monedas

EL AIRE

El aire esta lleno de contaminantes, uno de ellos, el sulfuro de hidrógeno reacciona con los metales produciendo su oxidación, es decir forma una película o pátina en la superficie de la moneda. Ciertamente muchos coleccionistas aprecian las pátinas de tonos dorados o azules en monedas de plata, pero si el proceso de oxidación sigue la pátina se volverá muy gruesa y de color negro. Estas pátinas negras muchas veces son limpiadas y no siempre con buenos resultados.

El sulfuro de hidrógeno se va depositando en la superficie de la moneda y al principio forma una pátina dorada de poco grosor, a medida que se acumula más sulfuro de hidrógeno la pátina tendrá un tono azul y finalmente una gruesa pátina negra.

Para prevenir el desgaste químico producido por el sulfuro de hidrógeno debemos de almacenar las monedas en contenedores que aíslen la moneda lo más posible del aire. El problema es que no se ha descubierto un contenedor 100% estanco y el aire siempre encuentra un camino para reaccionar con la moneda. Pero como regla, cuanto más estanco sea contenedor más protegida está la moneda de la oxidación.

LA HUMEDAD

Un temperatura moderada y una baja humedad son buenas para conservar adecuadamente nuestras monedas. Las monedas sufren desgaste químico a partir del 35% de humedad del aire.La humedad produce corrosión, o cáncer de la moneda, que la reduce a polvo, se presenta en forma de manchas polvorientas de color verde -en cualquiera de sus tonalidades- sobre la superficie de la moneda. El cobre es más susceptible de sufrir corrosión que otros metales. Evidentemente es más fácil que se produzca esa corrosión en el caluroso y muy húmedo Caribe que en el clima seco de Castilla.

Podemos mantener un entorno seco en la habitación donde estén las monedas mediante gel de sílice, en inglés silica gel, que es un material cristalino que actua como desecante. El gel de sílice absorve humedad del micro-ambiente cuando este está húmedo y devuelve la humedad cuando el ambiente se vuelve excesivamente seco, por lo que regula y establiza la humedad. Existen 2 tipos de gel de sílice, el normal es blanco y el que tiene indicador es azul. El azul es reusable y nos indica cuando ha alcanzado su punto de saturación porque se vuelve rosa. Cuando se satura, se puede reutilizar calentarndolo a 150º durante 3 horas.

El gel de sílice se vende en forma de láminas, bolitas o perlas y cartuchos llenos de perlas. Existen buen número de marcas comerciales de gel de sílice como Art-sorb ® y Arten ®.

image
Manchas verdes de corrosión

LAS HUELLAS

Si alguna vez has puesto un dedo sobre una moneda recién acuñada, esa huella puede acabar en cuestión de meses convirtiéndose en una fea marca oscura, esto es debido a que los dedos tienen grasa y ácidos. Deberemos usar guantes de algodón o látex como medida de prevención para manejar especialmente las monedas que conserven la lustre de ceca. Si vemos que hemos puesto los dedos, la limpiaremos con un algodón impregnado con alcohol antes de que aparezca la marca y tener que usar otro tipo de limpieza más drástica, como por ejemplo frotar con una goma de borrar de nata, siendo importante eliminar bien con alcohol los restos de goma. Usemos guantes o no, siempre asir la moneda por los cantos para evitar en todo lo posible la fricción y desgaste de la pieza.

image
Guantes para manipular monedas
CARBON SPOTS (Manchas de Carbono)

Si hablas delante de una moneda, puedes salpicarla con saliva que puede producir una mancha negra en la superficie de la moneda. Esa mancha, carbono reducido, está incrustada en el metal y removerla sin causar daño a la superficie de la moneda es virtualmente imposible. Suele aparecer en monedas de cobre.

image

Mancha de carbono a las 12:00

EL HUMO

El humo del tabaco o de otra fuente, también afecta a la plata y a otros metales. Si fumas y echas el humo directamente sobre una moneda de plata en poco tiempo formaras una pátina en su superficie. Mantener la habitación libre de humos.

EL CONTENEDOR

Cuando manipulemos una moneda se deberá emplear una superficie limpia y acolchada y asir la moneda por los cantos o usando guantes de algodón.

Fundas de plástico (Coin Flips): la mayoría son de PVC, contienen cloro, y emiten gases artificiales que producen la corrosión del metal que se come literalmente la moneda. No son recomendables para el almacenamiento a largo plazo, siendo muy útiles para transportar monedas. Hay fundas seguras, sin vinilo, rígidas y que no atacan al metal. Las tiras de plástico en las que se venden las monedas mundiales no son seguras y producen corrosión. Muchas veces una colección de miles de euros se ve arruinada por el PVC.

Albunes de monedas: Estos albunes muchas veces no son seguros, pues las monedas se alojan en compartimentos de plástico que contienen PVC. Muchas veces a las monedas les sale una película verde que de no limpiarse puede corroer la moneda. Para limpiar restos de PVC basta un algodón con acetona, pudiendo dejar un brillo antinatural a la moneda.

.

image

Película verdosa debida al PVC de un album

Tubos para monedas: Los hechos de poliestireno y también de polietileno son seguros, con el inconveniente de que las monedas al estar en contacto entre ellas, llegan a marcarse. También hay que tener cuidado con almacenar monedas de diferentes metales que pueden originar oxidación.

Madera: A menudo se utilizan monetarios de madera por su aspecto atractivo. Pese a que existen unas maderas mas recomendables que otras, toda madera incluso la más antigua y seca, genera gases ácidos. Por lo tanto no es recomendable el uso de maderas si la moneda está en contacto físico con la madera. Se pueden almacenar monedas en monetarios de madera protegiendolas en cápsulas o cartones. Una de las maderas más recomendables es la caoba africana.

Cartones (Mylar cardboards):

Estos contenedores son de cartón y generalmente tienen una ventana de Mylar ®. El Mylar ® es el que entra en contacto con la moneda, no el cartón que puede dañar el metal. Es importante grapar bien el cartón para evitar al máximo el contacto del aire con la moneda. Los cartones tienen un bajo coste y existen infinidad de albunes para presentar con facilidad nuestra colección. A pesar de que las hojas de los albunes sean de PVC, el PVC debe estar en contacto con la moneda para dañarla. Además el cartón puede ser usado para anotar información y catalogar la pieza. También existen cartones auto-adhesivos, sin necesidad de usar grapas y que ofrecen una mayor protección, como los de la marca Hartberger (HB) ® con la ventana de polipropileno. Tanto el Mylar ® como el polipropileno son seguros para las monedas. Hay que pasar las hojas de los albunes para cartones con cuidado, sino las monedas puedes golpearse entre si y sufrir marcas, sobre todo con monedas pesadas. Quitar las grapas antes de sacar la moneda del cartón, sino la podemos rayar y depreciar. image

Cápsulas:

Las cápsulas son más seguras al ser más estancas que los cartoncillos, ofreciendo una mejor protección ante el desgaste químico, como la perdida de lustre o la aparición de pátinas. Las cápsulas tienen un mayor coste que los cartones, además se suelen presentar en bandejas que aumenta considerablemente el coste y su manejabilidad. Las cápsulas están hechas de materiales seguros como Plexiglas ®.

image
Maletín metálico con bandejas para cápsulas y cartones . Ofrece casi una protección perfecta.

Intercept Shield®: Esta marca comercial, tiene productos para almacenar monedas. El coste es más elevado que usar cápsulas pero ofrece casi una protección total durante años neutralizando los contaminantes del aire y la humedad. Intercept Shield ® es un 'carroñero' que actúa químicamente con los gases contaminantes, atrapándolos y eliminandolos del contenedor. La tecnología Intercept fue desarrollada por los Bell Labs para prevenir la corrosión de líneas telefónicas y en equipos. Más tarde sería usada para proteger monedas. Más información en: http://www.interceptshield.com/

image
Intercept Shield ®, Cápsula, Cartón de grapas, Funda PVC.

NOTA: Susan L. Maltby, autora de un artículo para la Asociación Numismática Canadiense, recomienda no almacenar monedas en sobres de papel, cajas de madera con o sin terciopelo, tubos de monedas, ni hojas de cartón con huecos para colocar las monedas.

Parafina

Hay monedas que por su composición son muy sensibles a la oxidación (hierro, zinc, cobre, aluminio) y pueden requerir un tratamiento protector. Para preservar las monedas de estos metales se puede recubrir la moneda con una capa de parafina pura que es totalmente inerte y se puede adquirir en Farmacias. Para aplicar la parafina se puede sumergir la moneda en parafina líquida sujetando la moneda por los cantos. Mientrás seca podemos retirar la parfina sobrante con un apósito con las puntas algodón. Después enfundarla en un cartón de Mylar ®. Su poder protector durará muchos años hasta que la parafina se convierta en polvo. En cualquier momento podemos eliminar la capa de parafina con cloroformo o etanol (alcohol etílico) y devolver la pieza a su estado original.

Cera Microcristalina

Las monedas con lustre de ceca o más propensas a oxidarse (cobre, zinc, hierro, etc...) pueden retener su brillo sin necesidad de limpiezas o recubrimientos con lacas. Con cera microcristalina, una cera derivada de la parafina que esta compuesta por micro-cristales, a diferencia de las parafinas que están formadas de macro-cristales, se pueden proteger las monedas dándoles una capa muy ligera para que no queden los antiestéticos brillos. Pero, a pesar de ser una fina capa, esta debe cubrir toda la superficie de la moneda, ya que sino, se podrían producir focos de oxidación que se extenderían al resto de la pieza. Un ejemplo de cera microcristalina usada en museos es el producto RENAISSANCE WAX ®.

Lacas

Las lacas se usan para aislar la moneda del aire y previenen la oxidación del metal. Si son usadas correctamente y con monedas recién acuñadas pueden preservar las condiciones originales de la superficie del metal. Las lacas eran muy populares antes de que llegasen al mercado otros productos como las cápsulas. Debe ser aplicada correctamente por un experto con fina capa que recubra toda la superficie de la moneda. Se puede usar una pistola de spray con el inyector muy fino para aplicar la laca a la moneda, usando una máscara para no respirar el producto.

Algunos coleccionistas inexpertos aplican la laca mediante un bote de spray o mediante inmersión en la laca, aplicando demasiada laca lo que procuce grietas que pueden deteriorar la pieza.

Despues de eliminar la laca, con acetona, se activa el metal y la moneda se oxidará rapidamente en cuestión de semanas.

Limpiar Monedas

Una de las inquietudes del coleccionista profano es tener su colección monedas que brillen y que tengan un aspecto nuevo, importando más el brillo que el desgaste de los detalles de las improntas de la moneda.

Las monedas envejecen y con el tiempo en su superficie se forma una película protectora por la oxidación del metal, que de ser bonita tiene un gran valor numismático. Algunas monedas de plata forman una pátina de color azul, roja o dorada que será apreciada por muchos numismáticos.

Muchos coleccionistas sólo compran monedas cuyo aspecto les confíe que no hayan sido limpiadas con anterioridad. Los coleccionistas aprecian mas la apariencia original de una moneda que el brillo artificial logrado al limpiar la moneda con un producto químico. Los productos químicos contienen ácidos que hacen que se pierdan las primeras capas de metal, reemplazando la lustre o pátina original de la moneda por un brillo no genuino que hace que pierda valor. Este brillo no natural hace que la moneda pierda valor, y en monedas de cobre o latón las monedas rápidamente volverán a oscurecerse tomando un color desigual, artificial y horrible en muchas ocasiones.

Limpiar monedas es parecido a restaurar obras de arte, y sólo profesionales conocen las mejores técnicas a aplicar en cada caso. A menudo usarán para tal fin un tanque ultrasónico. Este tanque ultrasónico, mediante ondas ultrasónicas agita el agua mezclada con jabón en el que están inmersas las monedas. En Estados Unidos existe una empresa especializada en restaurar monedas llamada NCS.

image
Laboratorio de restauración de la Univesidad Autónoma de Madrid (UAM)

Razones por las que no limpiar una moneda
  1. Generalmente la moneda pierde valor "si nos damos cuenta" que ha sido limpiada al notar una lustre artificial.
  2. veces por tratar de limpiar una moneda con un producto ácido se le causa un daño irreparable, desgastando la moneda al remover capas de metal, y es por eso que es preferible no intentar limpiarla.
  3. Una pátina no es mala, sino que además es una protección natural para la moneda. Una buena pátina no debe ser eliminada. Si se quita, la superficie brillante recién expuesta se oxidará otra vez, causando una pérdida leve del metal de la moneda y entraremos en un circulo vicioso.
  4. También es común que se raye (hairlines) al frotarla con un trapo tanto al limpiar como al secar la moneda.
  5. Nunca limpiar monedas calidad Proof ya que sus campos estan muy pulidos y es muy fácil dejar pequeños arañazos (hairlines).
  6. No existe producto que devuelva la lustre original de ceca a nuestras monedas.

image
Preciosa Pátina en Moneda de Plata de Alfonso XII, con tonos marrones y dorados

En algunas ocasiones se limpian monedas de plata con pátina fea, despareja y de manchas negras.Si aún estas interesado en limpiar una moneda: la limpieza, como muchas otras tareas, requiere experiencia, para ello primero empezaremos limpiando monedas de muy poco valor y de la misma aleación que nuestra moneda objetivo. Cada metal requiere un tratamiento diferente, no es lo mismo limpiar una moneda de plata que una moneda de cobre.

Tipos de limpieza

IMPORTANTE: Después de la limpieza hay que neutralizar la acción del limpiador. Podemos usar agua destilada o acetona aplicadas mediante un algodón. No usar agua del grifo pues contiene minerales y pueden producir oxidación. La acetona es volatil y no hace falta secado, si usamos el agua destilada dejar secar al aire, o usar una fuente de calor como un secador de pelo.

Abrasivos químicos: mediante un producto químico con algún tipo de ácido en su formulación removemos la pátina mediante una reacción química. El principal problema es que cada vez que sumergimos durante unos pocos segundos la moneda en el producto químico se remueve una fina capa de metal y si hiciésemos varias inmersiones de la moneda al final la moneda quedaría desgastada y totalmente deslustrada. Además generalmente producen un brillo antinatural y el producto químico tendría resultados diferentes para cada metal. Además estos limpiadores con ácidos hacen que después de la limpieza se active el metal, formándose rápidamente de nueva pátina, que en las monedas de cobre será muy desigual y en las monedas de plata muy uniforme, lo cual es contrarío al proceso de oxidación o pátina de estos dos metales. Después de sumergir la moneda en el limpiador, debemos de neutralizar el producto químico, aclarando la moneda con agua destilada mediante un algodón, nunca usar agua del grifo que contiene minerales y que pueden causar oxidación, después secar la moneda sin frotar. El agua destilada lo podemos conseguir en una farmacia.

Para la plata de con una ley superior a 925 milésimas también se puede emplear amoniaco. Basta sumerguir la moneda en un recipiente de cristal y esperar a que se elimine la oxidación, pudiendo tomar el agua un color azulado. Es conveniente que la habitación esté convenientemente ventilada. Después de la limpieza neutralizar con acetona o agua destilada.

Si estás dispuesto a usar un producto comercial, la mejor apuesta es usar productos específicos para monedas vendidos como tales, en lugar de productos limpiadores genéricos para metales.

En esta categoría metemos el producto para monedas MS70 ® (que contiene EDTA, acrónimo de ácido etilendiaminotetracetico, que actúa parcialmente sobre la pátina, remueve suciedad y elimina restos de PVC. El EDTA elimina los óxidos de plata/cobre de la pátina y no los sulfatos de plata/cobre que también forman la pátina. MS-70 ® tiene aceptación entre los coleccionistas de EEUU, considerando un limpiador abrasivo suave, válido tanto para monedas de plata como de cobre. image

Abrasivos fisicos: El bicarbonato sódico se puede emplear en monedas de plata, creamos una pasta húmeda con bicarbonato y agua, y frotamos la moneda con nuestras manos. Después aclaramos la moneda en agua destilada y secamos la pieza. El principal problema es que a las monedas Proof y onzas de plata de gran pureza le salen rayitas (hairlines). El bicarbonato elimina la pátina físicamente y no debido a una reacción química. También es fácil de detectar que la moneda ha sido limpiada. Después agua destilada y secar sin frotar o emplear acetona.

No abrasiva: la buena, la que no elimina ningún átomo de la moneda, conservando la pátina que son los átomos oxidados de la moneda. Para eliminar la suciedad, grasa o mugre adherida, se recomienda sumergir la moneda en agua templada con jabón durante horas o días, sin frotar la moneda con las manos, ni con un cepillo. Cualquier recipiente es bueno para alojar el agua mezclada con jabón mientras este no sea metálico.

Los restos de PVC que producen una fina película verde en la moneda deben ser eliminados lo antes posible con acetona mediante un algodón. La acetona es muy inflamable, ventilar también la habitación. También podemos usar un solvente como la acetona para eliminar grasas, residuos por cinta de celo o pegamento.

El oro no sufre oxidación al ser inerte, para limpiarlo basta con alcohol. Nunca usar productos limpiadores con el oro.

Para monedas de cobre o bronce también se recomienda el aceite de oliva para eliminar suciedad u otras sustancias adheridas a la moneda. Se puede sumergir una moneda de cobre en aceite de oliva durante dias o semanas en un recipiente cerrado, cambiando el aceite cada mes. No usar productos químicos con ácidos con monedas de cobre ya que después de la limpieza volverá rápidamente coger un pátina artificial y muy desigual.

Existen productos limpiadores específicos para monedas que actúan como solventes como el limpiador E&T Kointainer Koinsolve ® que remueve suciedad y grasa adherida a la moneda sin causarle ningún daño.

MONEDA ANTIGUA

Las monedas antiguas encontradas bajo tierra estarám mucho más sucias y oxidadas. Los bronces de cobre o latón pueden ser limpiados sumergiendolas en un recipiente cerrado de aceite de oliva durante dias o semanas cambiando el aceite. También se puede usar un baño en detergente y agua destilada y cepillar la moneda con un cepillo de dientes, esto también es útil para las monedas de plata. Para las concrecciones o puntos de corrosión podemos usar un palillo dental o un palito de bambú.

Electrolisis en moneda antigua

Limpiamos la moneda de cobre hallada en un enterramiento de forma abrasiva mediante una descarga electrica de unos pocos minutos.

El problema de este procedimiento estriba en que normalmente se destruye la pátina de la moneda.

Al someter a electrolisis una moneda de plata, la corriente separa el cobre de la plata. En monedas con contenido alto en cobre como los vellones, se formaría una superficie externa de plata pura que se quita muy fácilmente. De ahí el ser cautos con la electrolisis en monedas de plata, sobre todo si son de baja calidad.

Una guía paso a paso para realizar el proceso de la electrolisis se encuentra en: http://gometaldetecting.com/electrolysis_cleaning.htm

RESUMEN

contaminantes procedentes de la ceca, huellas dactilares recientes alcohol
huellas dactilares goma de borrar de nata
restos verdes de PVC acetona
suciedad agua destilada con jabón
cobre no abrasiva aceite de oliva / agua destilada y jabón
plata no abrasiva agua destilada y jabón
oro no abrasiva alcohol
cobre abrasiva producto limpiador para monedas
plata ley >= 925, abrasiva amoniaco
bronce enterrado aciete de oliva / electrolisis / agua destilada y jabón frotando con cepillo de dientes.
plata enterrada agua destilada y jabón frotando con cepillo de dientes.
AUTORÍA DEL ARTÍCULO

Benjamín Muñiz <roboturl@hotmail.com>

Página web: http://www.bencoins.com/conservacion.htm

Nota: El autor de este artículo no se hace responsable de los posibles 'daños' causados a las monedas al emplear métodos protectores como parafina, cera microcritalina o lacas que el presente autor no ha utilizado y que deben ser bien aplicados. Tampoco se hace responsable el autor de 'daños' causados por productos limpiadores comerciales o sustancias diversas citadas que podrían disminuir el valor numismático de las piezas tratadas. Entre esos posibles 'daños' citaremos la oxidación o desgaste químico, desgaste físico, rayitas por mala limpieza y brillo artificial de la moneda.